Sitio Piloto Bosque Andino Patagónico: un estudio de caso del Observatorio Nacional de la Degradación de Tierras y Desertificación

30/01/2017 | Sitio Piloto Bosque Andino Patagónico: un estudio de caso del Observatorio Nacional de la Degradación de Tierras y Desertificación

Sitio Piloto Bosque Andino Patagónico: un estudio de caso del Observatorio Nacional de la Degradación de Tierras y Desertificación

Raffaele E 1, Moreyra AE 2, Finster G 3, Franzese J 1, Grosfeld J 4, Caracotche S 5, Arosteguy C 5, von Mueller A 6, Postler V 3, Oddi F 7
1 Laboratorio Ecotono, INIBIOMA, CONICET – Universidad Nacional del Comahue
2 Instituto de Investigación en Prospectiva y Políticas Públicas, INTA
3 Subsecretaría de Bosques e Incendios de la Provincia de Chubut
4 CCT Patagonia Norte, CONICET – Universidad Nacional del Comahue
5 Delegación Regional Patagonia, Administración de Parques Nacionales
6 EEA Esquel, INTA
7 IRNAD, Universidad Nacional de Río Negro
Autor de correspondencia: estelaraffaele@gmail.com

Resumen

Frecuentemente la degradación de la tierra es analizada solamente como un proceso biofísico o ambiental, pero tiene también causas y consecuencias sociales. Actualmente, este problema es abordado por el Observatorio Nacional de la Degradación de Tierras y Desertificación que con sus 17 sitios pilotos forma una Red de Monitoreos y Evaluación a nivel Nacional. En cada uno de estos sitios se identifican problemas, consecuencias y posibles respuestas frente a fenómenos de desertificación y degradación de la tierra. En esta reunión presentaremos una de las áreas de monitoreo del Sitio Piloto denominado Bosque Andino Patagónico (Reserva Forestal de Usos Múltiples Lago Epuyén, Pcia. de Chubut), donde un grupo multidisciplinario de profesionales que representa a diferentes Instituciones, está monitoreando los efectos que producen las plantaciones adultas de pinos, muchas de las cuales fueron afectadas por incendios recurrentes de grandes magnitudes (1987, 1999, 2012 y 2015). Entre medio de estos incendios las diferentes especies de pinos invadieron la zona convirtiéndola en tierras improductivas. La degradación de estos ambientes propiciada por el ciclo de “fuego-invasión-fuego” tiene profundas consecuencias sobre la comunidad local y el ambiente. Los primeros resultados muestran que en los últimos 25 años, los fuegos recurrentes asociados a la invasión de pinos aumentan la cantidad de tierras improductivas, afectan la dinámica de los bosques nativos, exponen a la población local a peligros amplificados y obstaculizan el desarrollo de las actividades económicas que la sostienen. Su vínculo y dependencia con el ambiente para las actividades que los sustentan, hace a estos pobladores altamente vulnerables al riesgo de incendios al que están expuestos.

Puerto-Patriada-2016-(940x360))Foto 1: Impactos de incendios repetetivos en Reserva Forestal de Uso Múltiple Lago Epuyén, Chubut (E. Raffaele)

Introducción

En un contexto de cambio global, las consecuencias de los procesos de invasión de las coníferas exóticas en el hemisferio sur han causado importantes cambios en las comunidades naturales, y en muchos casos están impactando sobre las poblaciones rurales locales. La expansión de las especies invasoras afecta la abundancia, distribución, viabilidad y funciones ecológicas de las especies nativas, la estructura y función de los ecosistemas, altera los hábitats y puede resultar en cambios irreversibles como la extinción de especies y deterioro extremo de hábitats. A estos daños ecológicos se agregan inmensas pérdidas económicas a la producción agropecuaria y forestal.
Los resultados de un estudio reciente sobre la invasión de pináceas en el hemisferio sur, indican que los hábitats afectados por fuego son invadidos en mayor medida y más tempranamente por especies de pinos serótinos, en comparación a los hábitats no quemados (Franzese & Raffaele, en revisión). Estas especies almacenan en la copa al menos una parte de las semillas producidas anualmente (Pausas 2012), que son liberadas de forma masiva después de la ocurrencia de un incendio. De esta manera, las especies serótinas maximizan la disponibilidad de semillas cuando las condiciones para el establecimiento son las más favorables (Lamont & Enright 2000). En la Patagonia, varias especies de pinos, incluyendo especies serótinas han sido plantadas en diversas zonas de esta región. En varias localidades de la Patagonia, se encontraron altos niveles de invasión fuera de las plantaciones quemadas (Raffaele et al, 2016), lo que pone en evidencia el riesgo de que los pinos incrementen el régimen de fuego, creando un mecanismo de retroalimentación y de interacción fuego-invasión de importantes e impredecibles consecuencias ambientales y sociales.
Un ejemplo actual de plantaciones de pinos quemadas, con posterior invasión de pinos que luego se volvieron a quemar e invadir es la Reserva de Usos Múltipes Lago Epuyén, Pcia de Chubut. En esta región se encuentran plantaciones adultas de pino radiata, oregón y murrayana. Muchas de ellas fueron afectadas por varios incendios (1987, 2012 y 2015) de grandes magnitudes; por ejemplo el incendio de 1987 afectó 8100 ha, de las cuales aproximadamente 4000 ha volvieron a incendiarse en el año 2012. Durante los sucesivos incendios las diferentes especies de pinos invadieron la zona convirtiéndola en tierras improductivas (Raffaele et al. 2015). Esta zona fue seleccionada por el Observatorio Nacional de la Degradación de Tierras (www.desertificacion.gob.ar), como uno de los sitios Pilotos para estudiar el deterioro ambiental y socioeconómico que está ocurriendo en ese lugar. El trabajo del Observatorio es un espacio donde personas de diferentes instituciones buscan dar respuestas a conflictos ambientales en 17 sitios Piloto. En cada uno de los sitios se identifican problemas, consecuencias y posibles respuestas frente a fenómenos de desertificación y degradación de la tierra a nivel nacional.
En este trabajo presentamos el sitio Piloto denominado Bosque Andino Patagónico, donde un grupo multidisciplinario formado por diferentes Instituciones (INIBIOMA, INTA, Subsecretaria de Bosques de la Pcia de Chubut, CCT Patagonia Norte, Parques Nacionales, Universidad Nacional de Río Negro), está monitoreando los efectos que producen las plantaciones adultas de pinos, muchas de las cuales fueron afectadas por incendios recurrentes de grandes magnitudes.
Las zonas incendiadas presentan un alto grado de degradación, riesgo de invasión de pinos y recurrencia de incendios, lo que obstaculiza el desarrollo de las actividades económicas. La Reserva representa una oportunidad única para estudiar escenarios donde han coexistido en distintos momentos bosques nativos, asentamientos humanos, pastoreo, fuego, plantaciones e invasión.
En este estudio se presentan los primeros resultados sobre el monitoreo de la invasión de pino radiata luego del incendio de 2012 y 2015 y una breve caracterización socio económica de la población local. También mostramos la eficiencia de distintas técnicas de control de la invasión post-fuego en parcelas permanentes, algunas de ellas restauradas con especies arbóreas nativas con el fin, entre otros, de orientar las tareas de restauración que realiza la Subsecretaría de Bosques.

Sistema de Estudio

El Sitio Piloto se encuentra dentro de la Reserva Forestal de Uso Múltiple Lago Epuyén localizada al noroeste de la Provincia del Chubut, entre las localidades de El Hoyo y Epuyén. La Reserva cuenta con una superficie de aproximadamente 30000 ha; fue creada en 1964 como una reserva provincial de utilidad económica, excluyendo de la misma las superficies ocupadas por pobladores. El decreto de su creación le confiere a la Dirección General de Bosques y Parques (DGByP) las facultades de autoridad técnico-administrativa de la reserva y a la población que la habita, unas 20 familias, le reconoce su calidad de ocupantes legales o propietarios (a los que se asientan en el lugar desde antes de su creación). Hacia fines del 2010 a través de un programa del INAI, el Estado reconoció los derechos de una comunidad mapuche en la Reserva, sobre tierras de propiedad colectiva. Son tierras comunitarias que han sufrido el incendio del 2012.
Esta Reserva abarca sectores representativos de los ecosistemas andino-patagónicos, contiene cuerpos de agua, y alberga especies en peligro de extinción como el alerce (Fitzroya cupressoides). Las principales actividades de su población son la agroganadera, forestal y turística. La mayor parte de la Reserva está representada por bosques nativos dominados por ciprés (Austrocedrus chilensis) y especies de Nothofagus. La historia de la creación de la Reserva se relaciona de forma directa con la historia de fuego del área. En el año 1949 se estableció un Cuartel Forestal en la zona del Lago Epuyén con el objetivo de realizar un aprovechamiento forestal que generara empleo favoreciendo el desarrollo económico local. Sin embargo, gran parte del Cuartel fue afectado por los incendios sucedidos en los años 1944, 1960 y 1963, lo que limitó el aprovechamiento forestal a gran escala. La Reserva fue creada con el objeto de proteger y recuperar las condiciones productivas de dicha unidad sin interferencias de carácter jurisdiccional. En este marco se define y se pone en marcha un plan de reforestación con especies exóticas a largo plazo. Recién en el año 1999, se formuló de manera participativa el Plan Estratégico de Manejo y se conformó el Consejo Consultivo, ámbito en el que los pobladores discuten las acciones a llevarse a cabo en la Reserva La combinación de los distintos incendios y el uso y manejo de estas tierras condujo a la situación actual que se presenta como un mosaico de plantaciones adultas de pino radiata, oregón y murrayana (la mayoría quemadas), áreas aisladas de bosque nativo, áreas ampliamente invadidas por regeneración espontánea de pino (algunas de ellas se volvieron a quemar durante el incendio de 2012 y 2015) y matorrales.

sssssss
Foto 2 y 3. Imágenes del Sitio Piloto Bosque Andino Patagónico en 2014 y 2016 (E. Raffaele)

Métodos

Parcelas de control de la invasión y restauración
En el año 2013, en un sector de 1ha de plantación, luego de extraer de la parcela los árboles quemados, se removió manualmente la invasión y se plantaron 500 cipreses de 3 años de edad. En otro sector quemado e invadido de la reserva se cortó al ras con motoguadaña la invasión. En ambos sitios se midió la densidad y la altura de los pinos antes y después del control. También se midió la altura de los cipreses plantados en el sector restaurado. Los muestreos se llevaron a cabo en el verano de 2014 y 2016.

Encuestas
Se realizaron entrevistas semiestructuradas a informantes claves; se aplicó una encuesta a un 70% del universo de pobladores identificado, a partir de la cual se construyeron indicadores socio económicos que permitieron realizar el monitoreo. En particular, el indicador de Ingresos se construyó comparando los ingresos totales con el Salario Mínimo, Vital y Móvil (SMVM), agrupando por rangos de acuerdo a si los ingresos anuales quedan por debajo, igual o de acuerdo a cuantas veces supera al SMVM. Éste último dato está disponible en la página oficial del Ministerio de Economía de la Nación.

Resultados

Parcelas de control de la invasión y restauración
Una única remoción manual disminuyó en dos órdenes de magnitud la invasión (Tabla 1). Si bien esta técnica no fue una medida 100% efectiva de control, si fue más efectiva que el corte con motoguadaña donde se registró un abundante rebrote de los pinos cortados (Tabla 1). En el sector restaurado la altura promedio de los cipreses en el 2014 fue similar a la de los pinos reclutados después del control (35 cm aprox.). En el 2016, los pinos superaron ampliamente la altura de los cipreses (50 cm), alcanzando una altura máxima de 3 metros.

Tabla 1. Densidad de pinos antes y después de aplicar 2 técnicas de control de la invasión

ss

 

Encuestas                                                                                                                                                                                 Los resultados se utilizaron para el cálculo de indicadores socio-económicos, siendo los más relevantes para comprender el conflicto socio-ambiental que el fuego y la invasión de pinos representan, los que nos permite ver el nivel de ingresos en relación a la fuente de los mismos.
El 76% de los pobladores están por debajo del SMVM, indicado por el rango 1 en la Fig. 1.

ssss

 sssss
 Fig. 1. Distribución de porcentajes de población por rangos de ingreso anual (A) y por tenencia de la tierra (B).

La situación de tenencia de tierras (Fig. 1B) es muy heterogénea dado que es el resultado del proceso histórico de asentamientos y la planificación del territorio a partir de su declaración como Reserva Forestal. Este indicador no permite ahondar en los conflictos vinculados entre vecinos e instituciones ni sobre su incidencia sobre el problema de los incendios. Sí muestra un aspecto de la vulnerabilidad de los pobladores relacionada con la condición precaria respecto de la seguridad jurídica sobre las tierras que habitan históricamente.
Los ingresos de varios de los pobladores se generan por el aprovechamiento de la madera de la reserva, a través de un sistema de solicitud de concesiones a la Subsecretaria de Bosques (SSB), administradora del aprovechamiento de la madera de la reserva en base a su Plan de Manejo. Estos pobladores viven en una superficie menor a la hectárea, porque en realidad sus actividades económicas son extraprediales, aprovechando parcelas de las masas forestales que quedan en pie y vendiendo el producto a los aserraderos de la zona. Otros tienen una relación laboral con la SSB a través de contratos, para limpiar caminos, reforestar, limpiar parcelas incendiadas, etc. Hay pobladores que hacen ganadería transhumante.
Por otro lado, estos pobladores y/o sus familiares generan ingresos durante el verano vendiendo panificaciones, dulces y verduras así como servicios de cabalgatas, caminatas y kayaks a los turistas o bien concesionando los fogones y campings instalados a orillas del lago Epuyén, o alquilando cabañas.
Los primeros resultados muestran que en los últimos 25 años, los fuegos recurrentes asociados a la invasión de pinos aumentan la cantidad de tierras improductivas, achicando año a año la base sobre la cual la población genera sus ingresos por la vía de la ganadería y el aprovechamiento maderero y también sobre el paisaje que es la base del atractivo turístico.

Discusión y conclusiones

Impactos Ambientales: Aproximadamente el 90 % del Sitio Piloto ha sufrido tres incendios de gran magnitud en una ventana temporal de 29 años. La mayoría de las plantaciones incendiadas se convirtieron en focos de invasión de las diferentes especies de pino, especialmente Pinus radiata, convirtiendo a este lugar en una de las primeras evidencias que muestran el proceso de invasión sobre un lugar que había sido invadido y quemado anteriormente. La invasión de pinos aumentaría el impacto negativo del fuego debido al incremento de combustible y a la interferencia que produce en la regeneración post-fuego de las comunidades nativas (Núñez & Raffaele 2007). El impacto económico que ocasiona el efecto sinérgico del fuego e invasión puede ser muy grande y difícil de cuantificar, principalmente porque las áreas quemadas e invadidas serán cada vez más degradadas y con un alto riesgo de incendio.
Los ensayos de restauración y control de invasión son costosos pero necesarios para poder seleccionar las metodologías más eficaces con el fin de poder reproducirlas a una escala mayor. Si bien la remoción manual redujo significativamente la densidad de plántulas de pinos esta técnica debería aplicarse varias veces en el tiempo para que el control de invasión y la restauración sean exitosos.
Impactos socio-económicos: los incendios sucesivos han puesto en crisis las fuentes de ingresos de la población, tanto por la disminución de la disponibilidad de madera para aprovechamientos y de espacios para el pastoreo como por el deterioro del paisaje y la inseguridad del visitante, bases de la actividad turística.
La vulnerabilidad de la población frente al riesgo de incendios tiene diferentes aspectos. Por un lado, la dependencia de los recursos territoriales para el sustento. Además, están expuestos a perder o verse dañadas la vida y/o las pertenencias debido al avance de la invasión de pinos a las cercanías de hogares e infraestructura. Pueden también quedar atrapados en un incendio, ya que el único camino de entrada y salida, falto de mantenimiento, fácilmente puede quedar bloqueado.
La vulnerabilidad aumenta por la falta de infraestructura hídrica para almacenamiento o bomba de agua en cantidad. El 100% de la población depende de agua captada de las vertientes para consumo doméstico y producción. Al no estar almacenada en tanques o cisternas y organizada la distribución, los hogares no cuentan con volúmenes disponibles para protegerse de incendios.

Raffaele E, Moreyra AE, Finster G, Franzese J, Grosfeld J, Caracotche S, Arosteguy C, von Mueller A, Postler V, Oddi F (2016): Sitio Piloto Bosque Andino Patagónico: un estudio de caso del Observatorio Nacional de la Degradación de Tierras y Desertificación.- Resumen completo V Jornadas Forestales Patagónicas. Esquel, 9 al 13 de noviembre de 2016.

Acceso Usuarios

ISSN 2314-2030