Monitoreo de la Degradación de Tierras en un área del Chaco Semiárido de la provincia de Salta

07/12/2016 | Monitoreo de la Degradación de Tierras en un área del Chaco Semiárido de la provincia de Salta

Presentación del Sitio Piloto Chaco Semiárido del Observatorio Nacional de la Degradación de Tierras y Desertificación en la revista Temas de Biología y Geología del NOA, Revista de Divulgación Científica del Instituto de Bio y Geociencias.

Monitoreo de la Degradación de Tierras en un área del Chaco Semiárido de la provincia de Salta

Cristina Camardelli1,2, Pablo Kirschbaum1, Alicia Kirschbaum1,2 y Marissa Fabrezi2
1Facultad de Ciencias Naturales. Universidad Nacional de Salta Avenida Bolivia 5150, 4400- Salta
2Instituto de Bio y Geociencias del NOA (IBIGEO-CONICET), CCT – Salta. 9 de julio 14 – Rosario de Lerma – 4405- Salta

Ubicación del Sitio Piloto Chaco Semiárido

El Sitio Piloto Chaco Semiárido forma parte de la red del Observatorio Nacional de la Degradación de Tieras y Desertificación y comprende unas 200.000 ha. que se extienden desde el sur del Departamento General San Martín al suroeste del Departamento Rivadavia en la provincia de Salta. La población criolla y originaria que lo habita se encuentra dispersa o concentrada en caseríos que se desarrollaron en relación con las estaciones del ferrocarril (Dragones, Hickmann, Padre Lozano y Pluma de Pato).

Razones para su monitoreo

En las últimas décadas, en los frágiles ecosistemas de la región chaqueña en general y del chaco salteño en particular, irrumpieron grandes empresas agrícolas de capital concentrado que transforman el bosque nativo en áreas de cultivos oleaginosos y pastizales de baja diversidad (una o dos especies).

En el mismo territorio, subsisten sus habitantes tradicionales, éstos son familias de aborígenes cazadores recolectores de la etnia wichi que ven reducido su territorio de uso y, pequeños productores criollos con tenencia precaria de la tierra, que realizan ganadería a monte con baja inversión en infraestructura.
En este lugar, los usos de la tierra tradicionales criollos y aborígenes dominaron el paisaje hasta no hace muchos años; pero este dominio se perdió recientemente con la proliferación de grandes establecimientos ganaderos y agrícolas (cereales y oleaginosas) en su periferia lo cual genera cambios ambientales y socioeconómicos de magnitud desconocida.
Aun cuando las prácticas que alteran el ambiente también son agrícolas, es a la ganadería a la que se le atribuyó en años anteriores la mayor responsabilidad del deterioro ambiental del territorio, ya sea por deforestación y reemplazo de áreas de bosques con pasturas; pérdida de productividad de los suelos por efecto de procesos de compactación y erosión; disminución de la cantidad y calidad del agua disponible, pérdidas de biodiversidad por el sobrepastoreo de los recursos nativos que realiza el ganado, etc.
Si bien estos son efectos independientes del tipo social, en los sistemas campesinos se agudizan por la multiplicidad de factores tanto externos como internos que actúan. Principalmente por factores relacionados con la precariedad de la tenencia de la tierra, que genera litigios y desplazamientos y obliga a los campesinos y aborígenes a aumentar la presión sobre los recursos. Todo esto ha llevado a asumir que el ganado de los campesinos es el único causante del deterioro ambiental en
que se encuentra sumergida la región chaqueña. Sin embargo y aunque la ganadería empresarial extensiva utiliza mayor tecnología, no está liberada de responsabilidades en este asunto, ya que también se asienta en áreas vulnerables y se comprobó que si bien logra aumentar la productividad y mejorar su beneficio
económico, lo hace a expensas de la transformación de una masa forestal altamente diversificada, homogeneizando el paisaje, transformándolo en un pastizal mono-específico, modificando las propiedades físicas y químicas de los suelos y aguas superficiales, con los riesgos que esto implica.

¿Cuáles son sus características biofísicas más llamativas ?

Desde el punto de vista geológico el área corresponde a una cuenca de antepaís adosada a los Andes en la que se acumularon depósitos distales de cuencas fluviales y aluviales efímeras vinculadas con los ríos Pilcomayo y Bermejo, cursos troncales que evacuan la carga sedimentaria de un importante segmento andino. El subsuelo registra un basamento neoproterozoico y más de 5000 m de sucesiones sedimentarias paleozoicas, mesozoicas y cenozoicas. Los niveles cuaternarios incluyen depósitos de limo, arena y arcilla, también de fragmentos de la llanura de loess mejor definida hacia el sur y asociada a la acción eólica durante períodos glaciales
La red fluvial presenta un diseño desordenado y la pendiente general del terreno se inclina levemente hacia el sudeste con una franja de gran horizontalidad donde se forman bañados y esteros, madrejones (ojos de agua) o meandros de antiguos cauces donde se acumula agua de lluvia formando humedales, los que se mantienen con agua desde el verano al invierno, y se secan en la primavera.
Se han identificado dos tipos de circulación del agua subterránea: uno que se extiende desde la superficie hasta los 30-190 m de profundidad y se caracteriza por la presencia de arcillas y limos y otro, por debajo del anterior, que es preponderantemente areno-limoso. El sentido del flujo del escurrimiento sub-superficial
es, en general, coincidente con la dirección de los cursos de agua principales y con la pendiente regional de la llanura.
El clima es de tipo semiárido, con una precipitación media anual de 550 mm y gran variación interanual en los registros pluviométricos. Las precipitaciones se concentran en verano y la evapotranspiración potencial genera déficit hídrico todo el año. La temperatura media del mes más cálido (Enero) es de 27°C y la del mes más frío (Julio) 15°C, con temperaturas máximas absolutas que superan los 44°C.
Desde un enfoque fitogeográfico, la región se ubica en el Distrito Chaqueño Occidental, correspondiente a un bosque xerófilo caducifolio con dos especies dominantes: Quebracho Colorado (Schinopsis quebracho-colorado) y Quebracho Blanco (Aspidosperma quebracho-blanco), acompañados en un segundo estrato de: Mistol (Zizyphus mistol), algarrobos (Prosopis alba, P. nigra, P. elata, P. torcuata), Guayacán (Caesalpinia paraguariensis) y Yuchán (Ceiba insignis), con un tercer estrato, arbustivo. El estrato herbáceo ha desaparecido debido a la presión del ganado, que se alimenta exclusivamente de la vegetación arbórea y arbustiva nativa, lo que no sólo es causa de baja productividad de los rodeos y pérdidas económicas para las familias, sino que desencadena procesos de desertificación.

Perspectivas

En el sitio piloto se han realizado numerosas investigaciones que analizaron tanto su geomorfología, hidrología, biodiversidad, productividad, integrando estudios que intentan comprender la dinámica de un ambiente tan extenso en América del Sur; como aspectos socio-económicos que exploraron las explotaciones agropecuarias campesinas, la caza y la extracción de la madera, con el objetivo de comprender y proponer herramientas de planificación para una mejor utilización de los recursos naturales.

La selección y propuesta del sitio piloto surgió como una convergencia de experiencias desde distintos campos disciplinares para elaborar un esquema de redes e interacciones en los que el delicado equilibrio de los factores biofísicos y socioeconómicos pueda ser monitoreado de manera permanente.

A partir de este esquema, el monitoreo integral y multidisciplinar de variables biofísicas (climatológicas, química del suelo y agua, físicas como la erosión, biodiversidad, etc.) y socioeconómicas (población, salud, educación, acceso al crédito, prácticas agrícolas, tenencia de la tierra, etc.) nos permitirá enriquecer la línea de base de una pequeña pero representativa porción del ecosistema chaqueño.

Camardelli, et al. (2015): Monitoreo de la Degradación de Tierras en un área del Chaco Semiárido de la provincia de Salta.- Temas de Biología y Geología del NOA – Revista de Divulgación Científica del Instituto de Bio y Geociencias, Vol. 5, Núm. 2, 38-41. ISSN 1853-6700. 
Texto completo en: http://www.ibigeo-conicet.gob.ar/wp-content/uploads/2015/10/TBGNoa14_baja.pdf

Acceso Usuarios

ISSN 2314-2030