Manejo Sostenible de Tierras / MST Descripción

Las Buenas Prácticas de Manejo tienen por objetivo la sustentabilidad de las tierras, con un criterio integral, que abarca todos los aspectos que componen la vida del hombre.

Las prácticas son medidas, técnicas, procedimientos, estrategias, desarrollos tecnológicos aplicables al MST, las cuales se refieren a: Adaptación a los problemas en función a su tipo y gravedad; Prevención, mediante la identificación de prácticas de conservación que mantengan los recursos naturales y los servicios ecosistémicos (SE); prácticas de Mitigación, las que consisten en la intervención para reducir el proceso de la degradación/desertificación de las tierras (DT), con el objetivo de evitar la futura DT y mejorar los SE; y las prácticas de Rehabilitación, aplicadas en el momento en el cual la tierra ya presenta un alto grado de degradación/desertificación, en donde ha perdido casi sus funciones originales, y se encuentra prácticamente improductiva.

Las Buenas Prácticas para el Manejo Sostenible de la tierra (MST) deben propiciar:

1) La conservación del suelo:

2) La regulación hidrológica y la conservación de la calidad del agua:

3) La conservación de la biodiversidad:

4) La fijación de emisiones de gases con efecto invernadero:

5) Contribuir a la diversificación y belleza del paisaje:

6) Conservar la identidad cultural:

7) Evitar la contaminación:

El desarrollo metodológico y codificaciones utilizadas en las fichas de prácticas de manejo se detallan en el siguiente documento:

Acceso Usuarios

ISSN 2314-2030